Hace un par de días la socialité dio a conocer el lanzamiento una línea de ropa interior que registró con el nombre de “Kimono”, tal como se llama la prenda tradicional japonesa que representa gran parte de la cultura nipona.

Al punto de vista de la influencer, el lanzar la marca bajo ese nombre fue una manera de hacer “homenaje” a la prenda que “celebra y estimula la forma y las curvas de la mujer”, el problema está en que los japoneses podrían no estar muy de acuerdo con la famosa, pues se piensa que estaría apropiándose de la cultura que tiene la prenda, ya que para ellos significa todo lo contrario.

El “Kimono”, para la cultura japonesa, está dirigido hacía los momentos más especiales de la vida. Las mujeres casadas no usan la misma prenda que cuando están solteras, tampoco es correcto llevar el mismo en una boda que en un funeral.

Además de que, con Kardashian como propietaria legal del nombre, por lo menos en Estados Unidos, ahora todos deberán pasar por ella si quieren mencionar a la tradicional prenda japonesa.